martes, 16 de mayo de 2017

EMPLEO: NO ES TU CASO

CRECE EL EMPLEO, PERO NO ES TU CASO?
Me he preguntado si los indicadores de éxito que tanto se publicitan, son en realidad una expresión de éxito. Muchos de mis clientes piensan que no es su caso.
En una conferencia pasada, el expositor se refería a las condiciones de desarrollo exitoso, Comentaba que Corea tenía un desempeño de cientos de patentes por año, una cantidad increíble de innovaciones que superaban de lejos las que incluso hoy se realizan en el Perú.
Si no hay innovación, de qué clase de empresas hablamos y donde es que se está construyendo el valor agregado del siguiente ciclo económico.
CÓMO Y DÓNDE?
No se puede crecer de forma desordenada, mi apuesta personal es por la educación y el talento; claro que esta sería la respuesta de perfil político. Pero cuando hablamos de empleo, crecimiento e innovación todo es político.
Una persona crece y se desarrolla cuando se le dan oportunidades, éstas no están al alcance de todos. Si usted es de los que cree que esto no es justo, está en correcto, sin embargo de eso se trata: de esforzarse.
La vida no es justa, las empresas tampoco. Premia a los mejores o a los que se esfuerzan.
CÓMO SUBIRME A LA OLA DEL CAMBIO?
Si tú eres de los que cree que "no tiene suerte", y esperas cada domingo que salga en el diario el puesto que añoras y que lucharás con cientos, miles de personas, es que no estás haciendo lo correcto.
Entre las acciones que marcan éxito garantizado, están el pensar y actuar con carácter: escribir, plantear estrategias que te servirán de base de conversación entre personas con experiencia en tu campo.
Si eres capaz de compartir ideas --más temprano que tarde-- se te abrirán las oportunidades. Las personas te verán como un profesional influyente y no como uno necesitado de "chamba".
RED DE CONTACTOS: UNA PARTE DE LA SOLUCIÓN
La base e inicio de tu futuro laboral será crear las condiciones para exponerte. Ser y sentir como si estuvieras en el cargo deseado. No hay espacio para el dolor, la pena o el duelo. La pérdida ya pasó; sécate las lágrimas que identifican tu frustración y construye tu nuevo empleo, donde ganarás tal vez igual, quizás menos: pero lo habrás logrado...si sigues así cambiarás y migrarás a nuevas oportunidades.
Toma una hoja de papel y escribe una lista de las personas que conocer y a quienes puedes pedirle una opinión de ti, ellas te darán sugerencias que serán útiles para lograr llegar a nuevas  oportunidades. Verán en ti a un gerente exitoso luchando con la adversidad: te sorprenderás y ganarás.

No hay comentarios.: